"La auténtica felicidad, la libertad de sentir"

"La auténtica felicidad, la libertad de sentir"

Una canción para ti
Capítulo 1.
Justo cuando las luces se apagaron, se escuchó un sin fin de notas que provenían de su piano.
Se llamaba Brianna, tenía una pasión inconfensable por la música. El viento era música, su voz, sus notas le susurraban y cuando no tocaba se sentía triste. El piano concedía la oportunidad de que Brianna pudiese expresarse mediante él, cuando estaba feliz, su melodía tocaba desde el amanecer, siempre notas agudas y una sonora esperanza que se enredaban entre las cortinas de su habitación. Pero cuando se sentía triste, las notas más graves aparecían y hasta el cielo se nublaba de dolor.

Buenos días Brianna. - Le dijo su madre al despertar.- Buenos días, mamá. Hoy será un buen día, tengo que ensayar mi composición, se acerca el día de mi graduación y quiero estar radiante y perfecta.- Tienes tanta esperanza, como yo la tengo de que algún día puedas dejar ese piano de lado. – Me decía cada día, sin tener repercusiones en mí.


Mi madre siempre me decía que mi piano no podía ser una salida para las dificultades por las que pasaba. Tendría que existir algo que me gustase más que la música, algo más que mi vida. Sin duda, no lo había, vivía por y para la música. Ni siquiera los ojos de Harry podían hacer en mí, lo que hacían mis notas. Era muy seguro de si mismo, pero le faltaban las ganas que tenía yo de comerme el mundo.
Harry era mi mejor amigo, tenía una actitud muy optimista y firme al decirme que tendría el mejor futuro de mi vida. Yo no sabía muy bien de sus sentidos, aunque siempre me dijo que era mi fan número uno, y cuando fuese famosa tendría que besarme los pies. Tenía tanto que agradecerle. Pero no como el quisiese. En mi vida habían mejores momentos que dejar entrar al amor, quizá, no estaba preparada.

(Suena el teléfono. Es Harry.)
- Brianna, tienes que venir a ensayar cuanto antes, al parecer, los críticos para tu música han decidido venir hoy a escucharte, puede ser tu gran momento. – Dijo sin pelos en la lengua, como si una pistola le apuntase a la cabeza.
- En cinco minutos estaré ahí. – Dijo muy contenta.

Más que nunca desee que ese momento se acercarse, no era el amor, pero era mi futuro, mi vida en ese instante suspiró, saltó de alegría mi corazón y mis manos temblaban de emoción por saber que pasaría. No pasó cinco minutos cuando salí por la puerta de mi casa. Llegué corriendo a la clase donde se hallaban los críticos y donde estaba Harry, siempre estuvo conmigo, cuando empecé a tocar el piano él me escuchó, valoró mis composiciones tanto como me valoraba a mí. Eso me hacía más fuerte.

- Buenas tardes señorita Brianna. Somos Frederich, Samuel y Annabel, críticos de músicos jóvenes, como tú. Hemos decidido venir, ya que hace unos años, te decidiste llamar a nuestra academia convenciéndonos de tu arte. Y estamos aquí para valorarte. Puede que hoy sea tu gran día.

No podía dar a basto, eran ellos. Mi vida se concentro en sólo ese instante. Era tan feliz. Harry también lo era. Me abrazó. Le abracé. Entonces el mundo se paró. Me percaté, estaban los críticos, ellos me darían mi futuro.

- Me alegro mucho de que hayan decidido venir. No los fallaré. No estarán equivocados, hoy será mi gran día.
- Tienes el arte en la sangre Brianna, siempre la has tenido, no te preocupes, lo harás tan bien como lo has hecho desde que naciste. – Dijo Harry con los ojos humedecidos por la emoción que guardaban.

Entonces, empezó esa sinfonía que a lo lejos hasta los pájaros danzaban. Era la mejor obra que ella pudo haber compuesto, su fuerza motriz posaba sobre sus diez dedos, posando cada uno en su momento, dando un toque suave y seguro a cada una de las teclas de ese piano. Sus ojos. Los ojos que para ella más que las ventanas, era su corazón que la hablaba desde el alma. –Creo que mi vida dependen de los pedazos de este piano. Me agarran. Me estremecen de tanto gozo. Pero entonces, volvía a mi mente él, Harry… le adoraba, ni siquiera sabía que sentía por él, pero me hacía feliz. El mero hecho de que estuviese ahí, ya quería un universo en el que sólo existiese mi piano y él. Sus oídos para que escuchase cada una de mis canciones.

¡Bravo, bravo! Lo has hecho estupendamente. Estas a la altura de Beethoven y diría que de Mozart si te descuidas. – Dijo Harry entre risas y sonrisas- No ha sido para tanto, debería haberlo hecho mejor. – Dijo con un ápice de inseguridadBrianna, te hemos valorado mientras tanto. Sin duda, tienes un arte muy escondido entre las partes de tu corazón y en tus diminutos dedos. Hemos pensado que quizá dentro de unos dos meses. En Agosto, puedas ir a la Academia de Piano. Te damos este pequeño periodo de tiempo para que puedas pensártelo y hablar con tus padres sobre el tema. ¡Enhorabuena!- ¿De verdad? No puedo estar más contenta, muchísimas gracias. Espero dar lo mejor de mí. En cuanto transmita éste notición a mis padres, llamaré. – Dijo esmerada y con lágrimas en los ojos.Me alegro Brianna. Sabía que siempre habías dado lo mejor de ti. De verdad, me alegro. Y siempre quiero estar a tu lado, ser tu manager si me necesitas, ser tu mano derecha.- Harry, eres el mejor amigo que pueda tener. Eres el único con el que puedo contar cuando estoy mal. Te quiero. Gracias.


Se despidieron con un beso en la mejilla, salieron de la sala donde se encontraban. Irían a darle la noticia a su madre. Pues Brianna, a penas dentro de dos meses iría a la Academia de Piano, su sueño.

(Espero que este episodio les guste. Es una  de mis primeras novelas, y una de las cosas
que nunca se me habían pasado por la cabeza. Creo que es hora de experimentar con
algo de nueva imaginación y sobre uno de mis temas favoritos, música de piano. ¿Qué les parece?)

3 comentarios:

Dulce dijo...

Me gusta!! ;)
Un besito!

M a n h a t t a n dijo...

¡Que dulce introducción Yle! No se si eran imaginaciones o no pero creo que hasta la melodía que Brianna interpretaba en el piano me ha llegado a los oídos. Me ha gustado, sí. Sigue escribiendo que ya quiero leer el próximo capítulo.
Un beso amor, te sigo leyendo ¿sí?

Paatetico dijo...

Abrí el blog de un amigo y pensé que ya era hora de reavivar un poco el mio, y por eso te comento :) He leido tu coment, y si, gran Floyd! Me hace ilusión ver que me lees, muchas gracias! Suerte en el blog y un beso, por cierto, ten claro que te sigo! Bonito blog :)

Publicar un comentario