"La auténtica felicidad, la libertad de sentir"

"La auténtica felicidad, la libertad de sentir"

No tengo ánimos para reírme dos veces.

Basta de esta realidad que está estropeando mi cabeza y mi alma. Entra por las ventanas desde el infinito y te susurra que todo está mal, que nada va bien. Y así. Cuando intentas cerrar los ojos para que no te afecte tanto como te está afectando, pero entonces, crees que es inútil y muy egoísta por tu parte cerrar ojos y hacerte la sorda. Todo está mal. Ayer, hoy y mañana de nuevo empezarán esas preocupaciones que nos atacan todas las noches antes de irnos a dormir. 
Un día tras otro, pasan. Respiras hondo. Vuelves a empezar. Hoy el sol brilla y quizá es un nuevo día, de hecho lo es, el sol te da sus buenos días, pero no es el "buenos días" que todo el mundo tiene. Vives en la realidad en que nada es suficiente y tener todo es nada en este mundo. Cuando las puertas de la percepción se despejen, las personas verán las cosas como son en realidad, infinitas. 


" No hay mar en el mundo 
ni fuerza capaz 
que pueda este fuego apagar "

2 comentarios:

Rocío dijo...

La verdad es que hacía tiempo que no leía algo tan sincero como lo que tu escribes.
Un gusto :)

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog :D hay mucha verdad en tus palabras ;)

Publicar un comentario